El viaje ha sido increíble y todo ha salido perfecto.

Hicimos todo lo que nos propusisteis, eso sí… al final del día no sentíamos las piernas, jajaja, pero mereció la pena.

Los hoteles increíbles, el Monterey de Kyoto super elegante, el Senkyoro sin palabras… Una experiencia imprescindible para todo el que vaya a Japón, y las vistas del Park Hotel inigualables… No hacía falta ni subir a los típicos miradores.

Las rutas de Kyoto impresionantes y Nara, sin palabras… además fuimos el 17 de diciembre y justo era día festivo y ¡¡nos encontramos hasta una procesión!! De lo mejor del viaje, la verdad.

¡¡Tokyo una pasada!! Y las luces de Navidad de otro mundo, jeje. Ha sido una experiencia estupenda.

Visitando: Japón Clásico desde Osaka