Sin duda, ¡Japón es el país más impresionante que hemos visto jamás! Sus contrastes, sus costumbres, su ritmo de vida, y por supuesto, los japoneses (siempre tan educados y serviciales).

Nos maravilló comenzar nuestro viaje adentrándonos de pleno en el gran bagaje cultural que tiene Kyoto, y terminarlo en la cosmopolita Tokyo, pasando por Takayama, Kanazawa, Shirakawa-go y Hakone, donde es necesario alojarse en un ryokan.

Desde la programación por días y los transportes, hasta la ubicación de los hoteles, todo ha sido perfecto; y es que se agradece cuando sabes que vas a hacer un viaje en el que tu mayor preocupación va a ser disfrutarlo 😉 Gracias a Virginia y a JTB por hacerlo todo tan fácil!

La experiencia es única, y esperemos que repetible, porque si algo malo tiene Japón, es que crea adicción!

Lo mejor de todo, es que  hemos vuelto con la sensación de haber visto y hecho absolutamente todo lo que debíamos hacer en Japón, y tener esa sensación es simplemente genial!

Visitando: Memorias de Japón