El viaje fantástico, todo perfecto. Y mucho más fácil de lo que pensábamos: no nos hemos equivocado ni una sola vez, no hemos perdido ningún tren…
Y aunque nos han tocado dos tifones (y se suponía que la época de tifones ya había pasado), tampoco nos han ocasionado más problemas que mojarnos un poco dos días y perdernos alguna visita…
Japón nos ha gustado mucho, sobre todo la sociedad, y la educación y amabilidad de los japoneses. Y no es ni de lejos tan caro como lo pintan…

Miyajima nos gustó mucho, nos quedamos hasta después de anochecer para hacer fotos nocturnas. También subimos al monte (que ahora no recuerdo el nombre) y disfrutamos de las vistas del mar interior y sus islas. Como volvimos tarde de Miyajima, y al día siguiente queríamos pasar a ver Himeji, la que apenas vimos fue Hiroshima; ves la ciudad y parece increible que hace 70 años quedara arrasada por la bomba atómica! Sí que vimos la cúpula de la bomba, impresionante.
Koyasan bien, pasado por agua… Paseamos por el Okuno-in bajo la lluvia, aunque incómodo, yo creo que le daba encanto. El alojamiento en el templo nos defraudó un poco porque parecía un ryokan sin más, no tenía el ambiente “monacal” que esperábamos; estaba bien, bien atendidos, y la comida buenísima. la ceremonia de la oración matutina emocionante.

En fin, que estamos muy satisfechos con el viaje.

Gracias por todo.

Visitando: Japón al Completo con Monte Koya