Nos lo pasamos genial, no he conocido gente más hospitalaria y amable que la sociedad japonesa. Eso sí, acabamos un pelín cansados porque fueron muchas horas caminando y viendo cosas, pero es que todo era tan bonito que no podíamos parar… De hecho, nos faltó por ver Nikko que lo queríamos ver el penúltimo día pero ya no pudimos más. (Le comenté a mi chico que quizás teníamos que haber cogido unos días de playa para poder descansar, jajajaja).

La verdad es que sí que mereció todo la pena. Al final el cansancio lo olvidaremos y nos quedaremos con todo lo vivido.

A mí me enamoró Kyoto, con su naturaleza de ensueño y Tokyo (la jungla de asfalto con sus luces y edificios altísimos) no me gustó tanto; y a Edgar al revés, jajaja. Menos mal que hicimos mitad y mitad. X-D

El Museo Ghibli era justo lo que esperábamos que iba a ser y nos encantoooo. Me quedaría allí a vivir, jejeje. Es como un parque de atracciones, un museo del propio estudio de animación, donde explican cómo se hacen las películas y se pueden ver bocetos y muchas detallitos por todas partes. Es mágico, la verdad es que me enamoró.

La experiencia en el ryokan nos gusto muchísimo. Nos dieron una comida tradicional japonesa y fue una experiencia muy especial. La verdad es que es para ir más de un día porque nos levantamos pronto para ir a conocer Takayama porque sólo teníamos esa  mañana para verla ya que luego nos íbamos para Tokyo, así que tampoco disfrutamos mucho del ryokan tanto como se merecía.

Nos sirvió muchísimo toda la info que nos mandasteis, estaba muy bien clasificada por lo que merecía la pena, pero desgraciadamente no llegamos a todos los sitios :-(

En resumen, hemos quedado muy muy contentos de haberlo contratado con vosotros el viaje, creo que fue el mayor de los aciertos y os recomendaremos en las redes sociales y a nuestros amigos. Estoy segura que volveremos a viajar a Japón para descubrir lo que nos quedó por ver y tened seguro que lo volveremos a hacer con vosotros.

También María estuvo muy rápida cuando nos quedamos bloqueados en Hong Kong por el tifón y fue súper tranquilizador saber que estabais ahí para lo que necesitamos, se agradece…

Para lo que necesitéis, aquí estamos, un abrazo enormeeeeee y ¡¡¡gracias por todo!!!

Visitando: Memorias de Japón desde Osaka