Geishas: el mundo de la flor y del sauce | Blog | Viajes a Japón con JTB

Geishas: el mundo de la flor y del sauce (芸者、花柳界)

/, Sociedad, Tradición/Geishas: el mundo de la flor y del sauce (芸者、花柳界)

Geishas: el mundo de la flor y del sauce (芸者、花柳界)

Geishas Kyoto

Elaborados peinados y vistosos y coloridos kimonos dan una pequeña pista de ante quién estamos”. JTB VIAJES.

Un aura de misterio –y cierta confusión- rodea al mundo de las geiko o más comúnmente conocidas como geishas (芸者). Con una concepción bastante más cercana al ámbito sexual dentro de la mentalidad occidental, en Japón se entiende la labor de una geisha como la búsqueda del placer estético y, sobre todo, intelectual.

Iconos culturales y llamativas donde las haya, hoy en día y aún estando en Japón, sigue sin ser fácil toparse con una de ellas. Más probabilidades hay de verlas en uno de los “Hannamachi” () o barrios de geishas; especialmente conocidos y famosos como Gion en Kyoto pero, también, en Higashi Chaya Gai en Kanazawa o Asakusa o Shimibashi en Tokyo.

Su origen, un tanto incierto, se remonta en torno al siglo XVIII y parece ser que primero fueron los hombres los que se dedicaron a entretener a los invitados de celebraciones o banquetes con la demostración de artes tradicionales japonesas como el shamisen (三味線), taiko (), teatro o poesía. Con el tiempo fueron ellas las que cobraron protagonismo hasta ser conocidas hoy en día como el “mundo de la flor y del sauce”, al encarnar la belleza de las primeras y la flexibilidad de los segundos.

Geisha Kyoto

El camino para convertirse en geisha puede llevar años. JTB VIAJES

‘Toma de alternativa’

Pese al gran número de incógnitas que continúa rodeando al mundo de las geiko, se sabe que, ya antiguamente, las aspirantes a geisha eran sometidas a una estricta educación desde su infancia en la “okiya” (置屋) o casa de geishas. Éstas se encuentran regentadas por la “okaa-san” (o su ‘apoderada’, quien se hará cargo de todos los gastos derivados de la manutención y entrenamiento de la maiko. Sin embargo, luego será la “onee-san” o hermana mayor la que, en la práctica, hará de mentora y guía de la futura geisha. El camino no es fácil. Comienzan su formación trabajando como sirvientas y, según vayan avanzando, irán acompañando a su “onee-san” en todos sus compromisos en las “ochaya” o casas del té (お茶) donde trabajan, hasta que llegue el ansiado momento del “erikae” o la ‘toma de alternativa’ de la nueva geisha.

Geishas Kyoto

El barrio de Gion en Kyoto es uno de los sitios más probables para encontrar una geisha. JTB VIAJES

Para un ojo inexperto no resulta fácil identificar a una maiko de una geisha. Sin embargo, existen unos códigos y ciertas normas de etiqueta que, con un poquito de atención, permiten distinguirlas con cierta claridad. El maquillaje, con más o menos blanco (la base está hecha con arroz) y con uno de los dos labios sin pintar; la vestimenta, con el cuello del kimono estampado o con algo de rojo –nunca blanco y liso del todo-; o el calzado, con unos “okobo(おこぼ) -los zuecos de madera con una suela sumamente elevada- son señales de que es una maiko la que se ha cruzado ante nuestros ojos. Si en algún momento os animáis a practicar, National Geographic recomienda pasear por el cruce entre Hanamikoji y Shijo (en el barrio de Gion, en Kyoto) y poner en práctica vuestras dotes de observación.
¡Buena suerte! 😉

Perfect moments, always.

By |2019-05-08T11:58:44+02:00junio 8th, 2017|Japon, Sociedad, Tradición|

Leave A Comment

facebook
Utilizamos cookies en este sitio para mejorar su experiencia de usuario. Al continuar utilizando este sitio web, acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra Política de Cookies Aceptar