Cual Día de la Hispanidad, cada 22 de octubre tiene lugar en Kyoto la celebración de “Jidai Matsuri” (時代祭)

…o el Festival de las Edades, como más comúnmente se traduce al castellano.

En poco más de 2 horas, cientos de años de historia de la ciudad desfilan ante los ojos de miles de espectadores que se congregan en torno a las principales calles de la ciudad para disfrutar de esta especie de “museo andante” que conforman “bellas y bestias” (que dirían algunos).

“Jidai Matsuri” es, junto a y “Aoi Matsuri” en mayo y “Gion Matsuri” en julio, uno de los tres principales festivales de Kyoto. Durante cerca de 5 km de recorrido, desde el Palacio Imperial y hasta el Santuario Heian, la comitiva recuerda los años de esplendor y reafirma la identidad de la que un día fue capital del país.

A la cita no faltan auténticos carruajes de época, escoltados por oficiales, soldados de la guardia imperial, mayordomos, princesas, miembros de la nobleza y, por supuesto, samuráis, fielmente representados hasta el más mínimo detalle a través de vistosos kimonos, trajes de lucha, impecables maquillajes, pesadas armas y elaboradas pelucas.

Entre los asistentes no faltan miembros de las cofradías encargados de organizar al milímetro cada detalle de la procesión, junto a otras figuras del gobierno local. Cabe destacar que este impresionante viaje al pasado se realiza en sentido literal: los casi 2000 participantes que conforman hoy día la comitiva representan las distintas épocas de la historia y personajes destacados de la misma, comenzando desde la más reciente era Meiji hasta los remotos años del periodo Heian.

Ésta puede ser una auténtica oportunidad para asomarse, por unas horas, a las raíces más profundas de Japón, acompañadas, eso sí, por una buena bolsa de patatas o frutos secos que amenicen la espera.

Perfect moments, always.